30 agosto 2010

Odiaba a los niños

La bibliotecaria en la que espero NO convertirme JAMÁS:

- ¿Podría usted recomendarme un libro adecuado para una niña?
- ¿De qué edad?
- De once años.
Todas las semanas Francie hacía la misma solicitud y cada vez la señorita formulaba esa misma pregunta. Un nombre escrito en una tarjeta no significaba nada para ella, y como nunca había mirado la cara de la chiquilla, no conocía a la pequeña que solicitaba un libro al día y dos el sábado. Cómo le habría gustado a Francie una sonrisa, un comentario amistoso. ¡La habrían hecho tan feliz! Pero la bibliotecaria tenía otras preocupaciones, y además odiaba a los niños.
Francie tembló de curiosidad mientras la mujer estiraba el brazo debajo del escritorio. Fue leyendo el título a medida que el libro aparecía lentamente: Si yo fuera rey, de McCarthy. ¡Maravilloso! La semana anterior le había tocado Beverly de Graustark, y el mismo dos semanas atrás. El libro de McCarthy se lo había llevado sólo dos veces. La bibliotecaria recomendaba siempre esos dos libros; quizá eran los únicos que conocía, o figuraban en alguna lista de libros recomendables, o bien los consideraba apropiados para una niña de once años.


***
Fragmento de Un árbol crece en Brooklyn, de Betty Smith.

27 agosto 2010

23 agosto 2010

20 agosto 2010

Yunmee Kyong



Una portada de Yunmee Kyong para un libro de Amelie Nothomb

16 agosto 2010

... y uno más para soñar


Uno de los primeros libros que ha caído en mis manos en la biblioteca, después de volver de las vacaciones, ha sido este álbum infantil... si es que se puede calificar de infantil un álbum que habla sobre la fugacidad del tiempo, y sobre cómo siempre nos falta ese segundo, ese minuto, esa hora, ese día más para dedicarlo a todo lo que, probablemente, es más importante, pero queda siempre relegado para "cuando tenga tiempo".

Se trata de El tiempo vuela, con texto de João Pedro Mésseder y las fantásticas ilustraciones, figuras de papel recortadas, de Gémeo Luís (ed. Kalandraka).

13 agosto 2010

Los libros con rayos X en los ojos



A Marc Johns le gusta dibujar cosas con rayos X en los ojos.

Por cierto, que el suyo, H is for Holy Crap, lo he visto rondando por algunas librerías de Barcelona (aunque también puede comprarse, como no, en The Book Depository)

11 agosto 2010

23 de octubre

Reserven el día para...


Más información aquí, o aquí.

09 agosto 2010

L'Hérisson





Hay que ver "El erizo", de Mona Achache.
Pero, antes, hay que leer La elegancia del erizo, de Muriel Barbery.
[Pueden empezar con
estas citas que compartí en su día.]
En ese orden. Primero, el libro. Luego, la película. En este caso, es especialmente importante, y los que ya hayan leído el libro sabrán por qué.
Y si al terminar no tienen ganas de leer Anna Karenina o de ver alguna película de Yasuhiro Ozu, es que la sangre se les ha vuelto horchata...

06 agosto 2010

Viviendo en nuestra propia biblioteca

Cada uno de nosotros sigue perdiendo algo muy preciado. [...] Oportunidades importantes, posibilidades, sentimientos que no podrán recuperarse jamás. Esto es parte de lo que significa estar vivo. Pero dentro de nuestra cabeza, porque creo que es ahí donde debe de estar, hay un pequeño cuarto donde vamos dejando todo esto en forma de recuerdos. Seguro que es algo parecido a las estanterías de esta biblioteca. Y nosotros, para localizar dónde se esconde algo de nuestro corazón, tenemos que ir haciendo siempre fichas catalográficas. Hay que limpiar, ventilar la habitación, cambiar el agua de los jarrones de flores. Dicho de otro modo, tú deberás vivir hasta el fin de tus días en tu propia biblioteca.

***
Kafka en la orilla, de Haruki Murakami, ha sido una lectura absorbente. Pocas veces un libro me había atrapado de ese modo (en algún momento llegó a recordarme a Perdidos: el bosque, los otros, el limbo...), y ni siquiera me ha decepcionado el no estar cien por cien segura de haber decodificado bien las metáforas que propone. Es, quizá, lo de menos...

02 agosto 2010

Un paseo (librosférico) por la Costa Este

Esta semana les dejo con un paseo por algunos de los lugares librosféricos de Boston, Philadelphia, Washington y Nueva York. Las vacaciones han terminado, pero hay tantas cosas por recordar...



Haciendo click sobre la presentación de diapositivas podrán ver las fotos en otra página, a mayor tamaño, leyendo las explicaciones (en el título de cada una de las fotos) y dejando comentarios.

¡Buen viaje!