31 mayo 2011

Caos


Un dibujo de Wil Freeborn de una librería de Glasgow llamada Voltaire and Rousseau.

30 mayo 2011

Puños

Es curioso constatar que las estadísticas sólo ahondan en una sola vía, la culpación del sujeto que no lee, que supuestamente no lee lo que hay que leer, según las autoridades, la mayoría de ellas iletradas. Un sujeto no lector al que, para más inri, se medicaliza por estar en posesión de las mayores perversidades existentes. Las cifras de los no lectores pretenden convencernos de una necesidad individual y social, como es la afición a la lectura, pero lo único que consiguen es provocar estupor. En parte, porque si eler es un acto lilbre, personal e intransferible, nada tan opuesto a dicho acto como el discurso autoritario, a veces teñido de demagógica persuasión, como es el discurso del poder institucional - de cualquier naturaleza - en relación con la cultura.
[...]
El 60% de la población adulta no lee un libro nunca. ¿Y? ¿Qué sucede en una sociedad en la que el 60% de la población no lee un libro? ¿Sucede algo peligroso para la supervivencia y salud de la especie? Nadie que se sepa, y de forma individual, se ha responsabilizado jamás de que sus actos criminales se deban a no haber leído, o sí, un libro de Corín Tellado o de Javier Marías.
[...]
Que el 60% de la sociedad no lea es un hecho que no le quita el sueño a ningún ministro de Eduación, ni que éste lo tome como un signo de su fracaso tras su paso por dicho ministerio. Porque, ¿qué ha hecho un ministro de Educación que, tras serlo durante cuatro años, no ha conseguido rebajar las estadísticas de los no lectores de la sociedad?
[...]
La mayoría de los lectores, pésimos lectores, reducen el acto lector a un conjunto de posibles efectos orgánicos, didácticos, morales, políticos o psicológicos. Si me lo he pasado bien, es una buena novela. Si me ha hecho revivir una época, se trata de una maravillosa narración. Si las ideas del libro coinciden con las mías, como hace de forma inevitable e infantil el crítico Félix Romeo, entonces, el libro y el autor me gustan y son formidables, si no, no.
[...]
Estoy convencido de que mis amigos lectores, que devoran best sellers de todo tipo, son incapaces de leer a Turguéniev, Chéjov, Borges, Dickinson, Shakespeare, Cervantes, Austen, Proust, Mann o Faulkner. Y ya no digamos a Espronceda, Larra, Valle Inclán y, por romper la linealidad ideológica del discurso, a Agustín de Foxá. ¿Por qué? Porque el modo de leer de mis amigos "bestsellerianos" es distinto al modo literario de leer. Siempre que los oigo justificar la bondad de los libros que leen jamás hacen referencia a que sus autores escriben bien. Y cuando lo dicen y les pregunto qué quieren decir por tal expresión, es, entonces, cuando remolonean y se excusan con cualquier frase hecha. No tienen aproximada idea de lo que significa escribir bien.
[...]
El sistema social y cultura, representado por ciertos críticos que legitiman qué es la literatura y qué lo literario en los medios de comunicación, tendría que ser más valiente, o más honrado, y denunciar la mercantilización de la literatura que conlleva un modo de leer establecido de forma férrea por el mercado en connivencia con ciertas editoriales y con ciertos autores, algunos de postín, a los que se les presenta emparentados con la estirpe de Cervantes. No es la política editorial la encargada de elevar ese nivel formativo literario del lector, por ejemplo, publicando obras que sólo leen cuatro. Porque eso ya se está haciendo. Acaba de reeditarse, por ejemplo, La muerte de Virgilio, de Hermann Broch (Alianza), que releerán dos personas, el que ha vigilado las erratas y su traductor. La culpa no es de los editores, ni de los escritores. La culpa es del sistema educativo que no forma a nuestros lectores en una competencia lectora que facilita el acceso, sin sufrir embolias mentales, a cualquier tipo de otra, de hoy, de ayer y de siempre.
[...]
La crítica literaria debería ser exponente de un modo de leer distinto. Y tampoco lo es. Inmersa en una inconsciencia, analizable siguiendo su pésima plasmación lingüística, es difícil que se decida a poner los puntos sobre las íes y reconozca públicamente que lo literario es hoy día un terreno vedado a muchas obras que ella presenta como tales. Mientras tanto, hasta bien podríamos pasar sin crítica literaria. No notaríamos su ausencia. ¿O quizás sí? Seguro, pero para bien.

***

Así termina el artículo "Por un modo de leer literario si es posible" de Víctor Moreno (escritor y maestro) en el número 238 de la revista CLIJ. Hacía tiempo que había dejado de leerla, pero en vistas de un nuevo "subidón" en mis ganas de acercarme a publicaciones y estudios sobre LIJ y lectura en general, me llevé a casa en préstamo un par de números relativamente recientes de esta publicación. Éste fue el primer artículo con el que me topé. Polémico, como poco... Habrá quien piense que dice verdades como puños, y quien piense que usa los puños para defender algunos argumentos bastante discutibles. Acérquense a su biblioteca más cercana para leer el artículo entero y ver de qué lado están ustedes.

(Y por cierto, que no es la primera polémica del autor que citamos por aquí, y esperemos que tampoco sea la última. ¡Despierten, neuronas!)

27 mayo 2011

Un mundo flotante



He estado meses guardando estas fotos de Jacques Henri Lartigue hasta que la climatología ha sido la apropiada. El verano ya asoma, y con él las ganas de buscar un lugar tranquilo en el que perderse con un buen libro...

***
Créditos
1a foto: Florette. Llad D'Annecy, agost de 1943
2a foto: Bibi i Michèle Verly. Llac d'Aix-les-Bains, maig de 1928
Fuente:
Un món flotant: fotografies de Jacques Henri Lartigue 1894-1986. Fundació La Caixa, 2010.
Se trata del catálogo de una exposición que se puede visitar en el CaixaForum Madrid hasta el 19 de junio.

25 mayo 2011

Imágenes que valen 150 palabras




¿Qué tienen que ver con la lectura?
La pregunta pertinente es... ¿Dónde lees tú?

[Detalles de las fotografías de Eduardo Margareto.]

23 mayo 2011

Emmanuelle Houdart




Dos ilustraciones especialmente librosféricas de una de mis autoras/ilustradoras fetiche, Emmanuelle Houdart. Estas y muchas más, están en el monográfico Emmanuelle Houdart (colección Images Images de la editorial l'art à la page. Fue uno de los tres tesoros que me llevé en préstamo de la biblioteca Xavier Benguerel de Barcelona, especializada en literatura infantil y juvenil. ¿Los otros dos? Artist to Artist: 23 major illustrators talk to children about their art (ed. Philomel Books) y Cruce de miradas: nuevas aproximaciones al libro-álbum (ed. Gretel). Tengo una especial sed de libros teóricos sobre literatura infantil y juvenil, aunque luego me cueste encontrar el tiempo necesario para dedicarme a ellos...

21 mayo 2011

Ana Juan


(no he podido resistirme...)
Ana Juan en el Babelia de hoy.

20 mayo 2011

Coger aire

Esta semana he subido a la superficie a rellenar mis botellas de oxígeno, porque la semana que viene vuelvo a sumergirme en otra tanda de actividades librosféricas.

El martes estaré buceando por las jornadas de literatura infantil y juvenil latinoamericanas Cuentan que cuentan. Por la mañana me camuflaré de editora en el taller de Eliana Pasarán [1], del Fondo de Cultura Económica, y por la tarde no quiero perderme ni al maestro Daniel Goldin [2] (que ahora ya no está en FCE sino en Océano Travesía) ni la intervención de Marina Colasanti (a quien pueden descubrir en este pdf con unos cuantos cuentos cortesía de Anaya.)

Si pudiera, el miércoles estaría en la conferencia que hará la gente de Milimbo en La Central del Raval en el marco del festival de libros ilustrados "Como Pedro por mi casa", pero como una no tiene tantos días de fiesta como quisiera, tendré que conformarme con poder acercarme cualquier otro día de la semana (probablemente el lunes o el sábado por la mañana) a la cripta de La Central para deleitarme, como en anteriores ocasiones [3], con el ambiente inigualable que allí se respira.

Y el sábado por la tarde... tengo una cita veraniega en Granollers :-)

¿Preparados para una nueva inmersión?

***

[1] "No hay que partir pensando en libros para niños sino en obras para lectores inteligentes y sensibles"
[2] "Muchos adultos agradecen con el mismo o mayor entusiasmo que los niños que les ofrezcamos un buen álbum. Libros como Zoom, o Los misterios del señor Burdick ¿son para adultos o para niños? Creo que una de las virtudes es que son para ambos solos y para que ambos compartan."
[3] Galería de fotos 2009 - Galería de fotos 2008.

18 mayo 2011

Comprar

Un, dos, tres, más sugerencias para descubrir lugares en los que encontrar libros únicos y diferentes en Barcelona (y más allá).

- Librerías especializadas en novela gráfica e ilustración.
- Librerías especializadas en literatura infantil y juvenil.
- Librerías especializadas en novela negra y policíaca.
- Librerías especializadas en cómic.
- Librerías de segunda mano.

¿Y vuestra librería favorita, cuál es? ¿Dónde está? ¿Qué es lo último que comprásteis allí?

16 mayo 2011

11 mayo 2011

Buceando

... estuve en un salón del cómic en el que cada vez hay menos stands de cómics y más de superproducciones hollywoodienses.
... vi lo bien que le ha sentado la paternidad a Liniers, mientras esperaba que me dibujara a un Fellini en el vol. 6 de su Macanudo.
... celebré los 10 años de la editorial Astiberri con Baudoin, Rubín, Paco Roca, Javier de Isusi... ¡y que cumplan muchos más!
... me compré a medias con enhac el nuevo tebeo de José Carlos Fernandes, que todavía no me he atrevido a leer porque me han dicho que es tan tan bueno como La peor banda del mundo, y me da miedo acabármelo.
... me traje a casa Odi's blog, y me dejé llevar por el buen rollo de sus historias de final feliz.
... no me fui a ningún sitio por semana santa, porque jamás, JAMÁS, me perdería un Sant Jordi en Barcelona.
... un pedacito de Nueva York que ya no existe entró en casa para quedarse, y ahora puedo pasearme por sus calles siempre que quiera.
... viví unos días sin salir de la mansión del rey pájaro.
... en una librería de Barcelona me compré un libro sobre una librería de París.
... nos costó tres librerías encontrar Las obras escogidas de T. S. Spivet, pero llevábamos meses esperando un día especial para comprarlo y no paramos hasta que lo encontramos.
... me hice una casa en un árbol y me subí a ver pasar el tiempo.
... encontré un libro que explicaba a la perfección por qué me costaba dormirme por las noches.
... estuve tres días twitteando en las mejores jornadas del mundo.
... Camilla Engman y Marta Ignerska se han instalado en mi biblioteca.
... yo me instalé en las de Ada Cusidó, Emma Bosch y Noemí Villamuza... y créanme: me hubiera quedado en ellas para siempre!
... encargué en una librería de Barcelona el último ejemplar del mejor libro del mundo.
... (quizás) convencí a unas cuantas personas de lo importante que es compartir nuestro conocimiento sobre literatura infantil en la red.
... escribí mi vida en el reverso de una tapa de yogur.
... escogimos tres libros que no deberían NUNCA NUNCA NUNCA dejar de encontrarse en nuestras librerías.
... los siete amigos del cochero Salim, durante siete noches, me contaron siete historias que me dejaron con ganas de más oriente (con todos ustedes: mi primer Salman Rushdie).

Ruego disculpen mi ausencia, pero he estado buceando entre libros, y no se me acababa el oxígeno...

02 mayo 2011

De tuits y sueños

A pesar de que hace unos meses no sentía prácticamente ningún interés por twitter, solo han hecho falta dos bookcamps (2010 y 2011), un par de iniciativas interesantes (como #librosentwitter o #diadelapoesia), y unas cuantas semanas utilizando esta herramienta para que me haya aficionado, aunque de momento de manera algo inconstante.

Durante esta próxima semana seguiré ausente por aquí (esta primavera está poniéndome a prueba...), pero estaré twitteando desde el segundo Somiari. Si les interesa el mundo de la literatura infantil, y más concretamente el álbum ilustrado, pásense por @librosfera.